La Percepción y su importancia



La Percepción y su importancia

Podemos decir que el primer aliciente que tuve para ponerme en marcha a trabajar sobre la percepción, fue hablando con mi compañero y gran amigo Gabi de Barcelona, el cual me comentaba que un espectador puede mantener una baraja en sus manos durante gran tiempo, bien mezclando, repartiendo cartas... que si transcurrido un tiempo se le pregunta de qué color era el dorso de la baraja, posiblemente no tendría respuesta para la pregunta. Esta idea me hizo pensar mucho, hasta tal punto que la incluí la noche posterior, en una rutina de cambio de color que el mismo Gabi me mostraba y que yo realizaría un día cualquier en el mes de diciembre, en la sala Llantiol de Barcelona. El éxito fue tremendo. Y es que lo que Gabi me comentaba tenía toda la razón: No le des importancia a algo y el cerebro tampoco se la dará. Yo recuerdo que entregué la baraja para que eligiesen cuatro cartas diferentes, las cuales debían ser ocultas en los bolsillos de los mismos espectadores que la eligieron. Posteriormente saqué una navaja y realicé una pequeñísima rutina de cambio de color, para explicar de forma concisa lo que iba a ocurrir y, en el argot mágico, para realizar un paréntesis de olvido que me permitiera cambiar la baraja y asegurarme la poca atención que todos pusieron al dorso de la baraja (que fue ninguna). Cuando después del juego de la navaja realicé la rutina de cambio de color con la baraja de la cual se habían elegido aparentemente las cuatro cartas, concluyendo con el aparente cambio de color de éstas, todos querían morirse. Entonces alcé mi mirada y dediqué mi actuación a San Gabi bendito.
Mi intención al exponerte esta idea, es expresar en forma de anécdota un hecho sólido y muy mágico. Un concepto que sin duda alguna abre muchas puertas en nuestro arte.
Percepción visual

Podemos comenzar que la información de interés que llega al cerebro a través de la mirada, no aumenta el tamaño de una uña. Es decir, cuando nosotros miramos a cualquier lado, tenemos todo un inmenso cuadro de colores que entra en lo que llamamos el campo de visión. No obstante, los datos de interés que entran en el cerebro, son aquellos a los que se les ha prestado un interés especial en el campo en cuestión.

En este video observaras, como espectador que solo prestas atención al efecto mágico y tu cerebro solo procesara por tanto una parte de todo lo que en realidad ocurre, al reducir nuestro campo de visión y no prestar atención al resto de la escena, la cual nos parece normal en todo momento...

Observa el video, ya que como bien dice nuestro amigo Daortiz, es un video que no tiene desperdicio. El copyright es de Richard Wiseman).

Si estamos leyendo un libro, estaremos centrando la atención sobre una palabra, aunque dicha atención vaya constantemente cambiando de palabra a palabra. De no ser así, tan sólo mirando la página podríamos leerla en menos de un segundo. No obstante, al cerebro hay que darle la información de forma pausada y clara. Lo mismo ocurre si estamos leyendo un cartel publicitario en plena calle, o si estamos mirando a la taquillera que trabaja en el metro. El tamaño que utiliza el ojo para central su atención, es practicamente del tamaño de una uña. De aquí podemos mencionar nuevamente la teoría del efecto tubo. Pero entonces, ¿por qué el cerebro puede procesar la información tan rápidamente? La respuesta es sencilla: El cerebro contiene patrones de imágenes que se almacenaron de forma permanente. Patrones que adaptamos cotidianamente: información, imágenes, melodías, sonidos, etc. Así pues, cuando miramos a cualquier lugar, es la retina la que reparte pistas concretas, siendo el cerebro el que interpreta esas pistas, rellenándolas con los patrones que ya tiene almacenados. Aquí cabría destacar una conversación que mantuve con Rafael Benatar en Granada, con un descubrimiento que él había realizado y que en su día mostró a Arturo de Ascanio, el cual le aplaudió la idea. Él me comentaba algo lógico, que corrobora lo que quiero expresar en estos párrafos: Comentaba que si en mitad de una conversación tosemos, el llevar la mano a la boca es un signo evidente y natural. Si mientras lo hacemos, miramos al vaso de agua que hay sobre la mesa, todos darán por hecho que beberás un trago de agua. Aunque Rafael me comentaba esta teoría dando a entender otro término del efecto tubo, nos sirve para comprender cómo el cerebro a interpretado la señal de la mirada y se ha adelantado al suceso.


Realidad y percepción
Como diría el maestro Juan Tamariz, a modo de Vía Mágica, intentaré analizar los datos que expresan nuestras acciones en un juego clásico como la carta en la boca, y cómo son estos datos interpretados por el propio cerebro. En primer lugar podremos prestar especial atención a los siguientes enunciados:
SENTIDOS no es igual a CEREBRO
EFECTO no es igual a TRUCO
ESPECTADOR no es igual a CEREBRO

EFECTO: El espectador elige una carta, la pierde por la baraja y la mezcla. De pronto el mago se coloca la baraja completa en la boca, dejando gran parte fuera de la misma debido a su tamaño. De repente comienzan a caer cartas y cartas al suelo hasta que cae la baraja completa. Cuando parece que el efecto ha concluido con un fallo, la carta elegida y firmada hace su aparición, doblada, del interior de la boca del mago.

PERCEPCIÓN DEL EFECTO

(VER IMAGEN SUPERIOR-HACER CLIC SOBRE ELLA PARA AMPLIAR)

El cuadro se divide en dos partes: La superior, que es lo que el espectador puede ver, y la inferior que es lo que ocurre por debajo, lo que nunca ve. La flecha que recorre las seis acciones desde que se da a elegir la carta hasta que hace su aparición, es la que sigue las acciones del mago tanto las vista como las no vistas por el espectador. Los cuadros grises son los espacios que el espectador no ve, que el cerebro no graba y que, por consiguiente, rellena con una
información errónea.
¿Qué sucede en los cuadros A y B? Pues pueden suceder muchas cosas en un mismo tiempo o muchas acciones que desvía la atención del espectador y hace que esa línea que recorre las acciones del mago, pueda bajar y realizar la trampa sin que el cerebro grabe el hecho. En el interior del cuadro gris titulado como "A", como ejemplo, podríamos poner: El espectador mira fijamente al espectador mientras comenta lo que sucederá. Este hecho, desviará la atención del espectador mientras realizamos un salto para controlar la carta. Lo cual, podríamos rellenar el gráfico anterior, sustituyendo la acción 3 por estas nuevas acciones.

(VOLVER A VER IMAGEN SUPERIOR-HACER CLIC SOBRE ELLA PARA AMPLIAR)
Igualmente, el cuadro titulado como "B", es interpretado erróneamente. Claro que esto sucederá siempre que las acciones o tramas psicológicas sean correctas. La conclusión que podemos extraer de este ejemplo gráfico es el siguiente: Las acciones que el cerebro no es capaz de interpretar claramente, bien por no ser vistas, oídas, etc... o bien por haber sido engañado, serán interpretadas de forma errónea.
Percepción secreta y visible
(Ejemplo: Ver una carta sin mirarla)
Me gusta este titulo para lo que voy a comentar, porque después de todo, usaremos de una forma secreta la percepción, con cualquiera de los sonidos. Me explico: Si estamos utilizando una carta con esquina corta, en el momento que estamos localizando de forma secreta la carta, riflearemos secretamente el mazo hasta notar un pequeño chasquido. Sin tener que mirar la baraja, la información llegará al cerebro a través del sentido del tacto, el cual interpretará que esa es la carta que buscamos. En este caso habremos aprovechado y utilizado una percepción de forma secreta. Lo contrario, una percepción visible, sería por ejemplo voltear la carta superior. Es una acción que podríamos hacer perfectamente con los ojos cerrados, por que el sentido del tacto estará informando continuamente al cerebro. Pero estas percepciones, estas acciones, son vistas por los espectadores.
Entre todas las percepciones secretas que se pueden realizar, vi una hace muchísimo tiempo en una conferencia de Juan Tamariz en Granada, allá por el año 82 (La vi en video, pues ahí tenía 2 añitos), que me maravilló y de la cual ideé multitud de fórmulas. La sutileza en cuestión era el hecho de poder echar un vistazo a la carta inferior de la baraja de forma completamente insospechada. Esto es posible ya que la parte inferior de la baraja se verá cuando entre en nuestro campo visual, pero no "clavaremos" en ella la uña de la que hablábamos en anteriores páginas (punto de atención del ojo). Es decir, como ejercicio, si dirigimos nuestra mirada al frente y mantenemos la baraja en la mano izquierda en posición de dar y cara arriba, bajo nuestra cabeza, a unos diez o quince centímetros de nuestros ojos, posiblemente veamos la baraja con una imagen difusa, ya que la uña en cuestión, el punto de interés del ojo, estará situado y dirigido al frente, que bien podría ser hacia un espectador. Sin embargo, esa imagen borrosa se puede trabajar y corregir, de forma que con mucho ejercicio (hacerlo muchas veces), podremos ver claramente la imagen de la carta "sin tener que mirarla" (no la miramos pero sí la vemos).


Nota de La buena MAGIA:
Este articulo, esta escrito por Dani Da Ortiz, y recogido de su blog de magia... como acostumbra, nos sorprende su innovadora forma de entender la cartomagia, según nos comentaba Paco Rodas, el cual acaba de pasar unos dias en la ciudad natal del artista asistiendo a unas tertulias mágicas organizadas extraoficialmente por ellos mismos.
“sin duda alguna, este chico es el sucesor de Tamariz. No en vano, ya en su momento Dai Vernon fue conocido como el mago que engaño a Houdini, Tamariz como el que engaño al profesor, y hoy el joven Da Ortiz parece sorprender al propio Tamariz con su innovadora forma de hacer magia. ”. 
...Paco Rodas.

Gracias Dani

3 comentarios:

  1. Juan Pablo7/9/07 22:49

    Don Carlos, estos artículos están cada vez mejores!

    ResponderEliminar
  2. Tambien cayo en mi mano el gran libro de de la magia de Patrick Page, para el aficionado y el profesional, rezaba el titulo. Nunca supere el miedo escénico, pero mis sobrinos, mis amigos, mi familia, compañeros de trabajo y algun que otro desconocido, te estan agradecidos por animarme a seguir.

    Un abrazo de un amigo, Pedro

    ResponderEliminar
  3. Gracias Pedro, un abrazo para ti. Solo las buenas personas se mueven a sus anchas por el mundo de la magia, por eso entiendo tu gran afición... y tu magia y la gente como tu nunca deberia perderse...aún recuerdo cuando cargamos tu viejo panda a revosar con aquel material mágico con el que tan buenos ratos pasamos juntos...

    Un abrazo amigo.

    ResponderEliminar

Desde la buena magia te agradecemos cualquier tipo de comentario o sugerencia que nos puedas aportar.